Lo complicado de componer relatos son sus comienzos, por lo que en cada circunstancia me hago falta de la habilidad para encontrar el orden de representación en las ideas.

Vean, de chica me gustaba asistir al colegio, aquello por lo que en realidad siempre tenía que soportar lo que algunos tachaban de ‘’ridiculización’’, y que todavía lo hacen, recuerdo aún una mañana que de verdad tuve que llamar a papi para que pasara a buscarme, una de esas personas con las que por tener que compartir actividades se llaman ‘’compañeros’’ me había hecho llorar mucho. Cuando todos salían al patio por recreo, yo permanecía en el salón, volviendo a leer una y otra vez mis apuntes. Tenía mucho cariño a mi profesor de economía, a él siempre le causaba enojo que yo escribiera más de lo que debía en las evaluaciones. Tengo que aludir además, a mi profesora de Lengua y Literatura, Susana, mis primeras novelas, entre ellas, Frankenstein, y mencionar que me pidió que participara en un concurso de oratoria, de hecho lo hice, escribí sobre mis padres, me fue muy placentero hacerlo, aunque el premio se lo llevó una chica que entonces había escogido tratar un tema que algo tenía que ver con las jergas de la literatura, y los vicios del lenguaje, se le fue bien merecido, es ahora cuando me doy cuenta que también debí haber optado por tema alguno de valor más universal.

Cuando finalmente terminé los estudios secundarios, me vi en la gran responsabilidad de tener que elegir una carrera, en fin, lo que sea que fuera, sería a lo que me dedicaría toda mi vida.

Me guíe por las materias que más aprecio tuve, hasta que pude reducir mis opciones a la Caligrafía, el Derecho, o las Ciencias económicas. Descarté el derecho, con el argumento de que aquellos aspirantes deben ser insensibles, inconmovibles, fríos, indiferentes, y yo estaba muy lejos de serlo, todo me afectaba. La Caligrafía Pública nunca terminó por convencerme, fue en aquél momento que decididamente, y con pura convención, me dirigí hacia Chaco a dedicarme a la economía, con el prejuicio de que la universidad privada de la ciudad donde yo vivía no era buena, y yo siempre buscaba perfección.

Ya instalada, y con mucho esfuerzo de mis padres, ni a mí ni a Sofía, mi hermana, nos faltó algo nunca, comencé las clases, llena de ilusiones, repleta de expectativas. Me iba muy bien, tenía notas altas, y estaba contenta con la carrera que había elegido, pero nada fue tan fácil. Tuve que batallar con profesores que poco respeto tenían, tuve que enfrentarme por primera vez a una mesa de tres profesores totalmente crueles, y una multitud de otros estudiantes como yo, sentados detrás de mi, aturdidos de pánico, tuve que discutir y debatir, recuerdo la cátedra de Cuentas Nacionales, aunque esos no eran realmente episodios que me hicieron molestias, amaba la polémica que se generaba entre distintas pugnas ideológicas, eso que siempre sucede en universidades públicas, y por supuesto yo, también participaba en la cuestión tirando chispitas.

Tramité mi carnet de deportes, iba a jugar vóley todas las noches al club de la facultad, conocí gente por la que valía la pena exponer todo, pero también tuve que tolerar envidiosos, egos altos, y mantenerme allí, sobrellevarlo. Pude sujetarme de la comprensión que por dos años me ofreció una persona que aún pienso que es magnífica, yo me dedicaba a él, y el se dedicaba a mi. Cultivábamos una relación todos los días, yo extrañaba mucho a mi familia, pasaba noches enteras afligida, lamentando lo que podía estar compartiendo con mi hermana o con mamá, pero ahí estaba él, firme, dispuesto a regalarme su tiempo, y yo, tonta como esas caricaturas llenas de corazones a su alrededor, me sentía muy segura, protegida, amada.

Aprendí a dejar de lado la ingenuidad con la que había llegado a aquella ciudad, lloré de rabia la vez primera que desaprobé un examen, estaba ahogada, pero aprendí a ser valiente. Aprendí a aceptar juicios y a volverlos constructivos.

Mi protector, el amparo al que siempre acudía cuando todo me pesaba mucho más que de costumbre, mucho más que un collar de sandías, me había dejado, nada más podía causarme regocijo. Mis grandes deseos y visiones se destruían, como una demolición a la que le invaden historias viejas.

Ya no soportaba permanecer en aquella ciudad sin aquel pilar, había fracasado, ni mi templo, ese, repleto de poesía, a veces barata, donde me refugiaba en momentos similares me contenía. El lugar donde leí las más populares historias de John Katzenbach, ilustres finales abiertos, la ciudad que me había regalado autodeterminación, osadía, se había transformado en la más triste que había conocido nunca.

Terminé por volver a mi ciudad de origen, con un mundo averiado, débil, vencida. Me sentía la decepción más grande que mi familia pudo alguna vez conocer, totalmente rendida.

Con mucho amor de mamá y papá, la mejor hermana que uno puede tener, y unas amigas de fierro, poco a poco matices tiernas y virtuosos lograron hacerlo todo menos trágico, al final de todo, existen en la tierra personas maravillosas, compasivas, y había vuelto a vivir con mi perra, por quien tengo gran predilección.

En estos momentos, mi vigor es nuevo, tengo que comenzar en una facultad a la que no concurrí antes, confieso me asusta, pero nada que no pueda superar. Me designo a ocupar mi tiempo en quienes realmente lo merezcan, me gustan observar los delirios humanos, y contar sus crónicas desde alguna óptica que pueda llenar de frenesí, como ésta, la mía.

Visitas: 216

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Libros – Editores

Creatividad Internacional es una red abierta, sin fines de lucro, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio consolidado desde hace 15 años para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores. Los invitamos cordialmente a participar y ser parte de nuestra comunidad.

Ismael Lorenzo

Director, Creatividad Internacional

Robert Allen Goodrich, Subdirector

Liss Rivas Clisson,  Subdirectora

Alina Galliano R.I.P.

Jorge Dominguez, Carlos Rubio, Oscar Martínez Molina,  Eduardo Casanova

Consejo Editorial

_____________

PROGRAMACIÓN RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

757 Programas radiales, +86,600 visualizaciones en Youtube, Pags en FB, Twitter y en Instagram. 

___________

Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros. 

Somos una entidad sin fines de lucro. 

___________

La niña del zapato roto, de Griselda Roja

La niña del zapato roto

___________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

El silencio de los 12

Nueva edición revisada

__________

'Matías Pérez baila la Macarena

Ismael Lorenzo

La Pentalogía de los 'Matías Pérez', iniciada  hace un par de décadas: 'Matías Pérez entre los locos', 'Matías Pérez regresa a casa', 'Matías Pérez en los días de invierno', 'Matías Pérez de viaje por el Caribe', y 'Matías Pérez baila la Macarena'.  Disponibles en las Amazon.

MATIAS PEREZ BAILA LA MACARENA

____________

Amigos en Tiempos Difíciles'

Ismael Lorenzo

En este libro recién publicado 'Amigos en Tiempos Difíciles', Ismael Lorenzo describe las vicisitudes y pérdidas sufridas por la estafa que condujo a una orden judicial de desalojo y como muchos volvieron la espalda pero aparecieron otros

AMIGOS EN TIEMPOS DIFICILES

__________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2023'

En el 2023, su 9va versión, el ganador ha sido Carlos Fidel Borjas.

_________

Libros de Ismael Lorenzo

_________

Ismael Lorenzo

‘Años de sobrevivencia’, es la continuación de las memorias comenzadas en ‘Una historia que no tiene fin', y donde se agregan relatos relacionados a su vida de escritor y a su obra 

Años de sobrevivencia

__________

Madame Carranza

Renée Pietracconi

La novela basada en hechos reales relatados por Josefina, tía abuela de Renée y añadiendo un poco de ficción para atraparnos en historias dentro de historia

Madame Carranza

_________

Casa Azul Ediciones

Súmate a la campana de promoción a la lectura 

TE INVITO A LEER 

Email: casazulediciones@gmail.com

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2024   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: